La boda de Davi & Cristina es de esas bodas que sólo puedes vivir en sueño, o eso pensaba yo hasta que ellos la hicieron realidad. Todo era perfecto, los invitados llegados de muchos rincones del mundo, el Castillo de Santa Catalina, un hotel de lujo del siglo XVII con unos jardines increíbles con vistas a la preciosa Málaga de las que me vine enamorada. Los novios, David, jugador de rugby tímido y de ojos azules acompañado por sus compañeros y amigos de equipo, entre los que estaba Jaime Nava uno de los testigos de la boda que destacó por su simpatía. Y Cristina, modelo, la novia con una de las sonrisa más increíble que he podido conocer, acompañada por unas damas de honor espectaculares que estuvieron pendiente de que todo saliera bien. Fue una boda única y las imágenes lo demuestran, cada detalle, cada encuadre y cada recuerdo de esta boda estaba llena de belleza. 

Más trabajos de Gracia Bueno aqui

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies
Scroll Up